Axel Kaiser

¿Hacia un nuevo paradigma monetario?

Por: Axel Kaiser | Publicado: Martes 25 de noviembre de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Axel Kaiser

Axel Kaiser

En su artículo Gold and Economic Freedom de 1966, Alan Greenspan explicó que el padrón oro era el único freno a la voracidad de políticos estatistas que querían financiar todo tipo de programas de bienestar. El oro según Greenspan, era por lo mismo un seguro para la libertad individual. La razón es que si la moneda circulante es convertible entonces la capacidad de emisión por parte de la banca central y privada necesariamente es limitada. De este modo se hace imposible financiar déficit fiscales por la vía inflacionaria como se hace también imposible la expansión ilimitada del crédito privado.


Existen por cierto muchas críticas al padrón oro, la más conocida es que habría causado la Gran Depresión, cuando en realidad lo que en la época existía no era un padrón oro clásico sino un gold-exchange standard que es diferente. Pero el punto de que el dinero debe ser limitado en cantidad para cumplir su función y que quitarle el control de la emisión a la clase política resulta esencial para evitar expansiones fiscales y devaluaciones catastróficas sigue estando a favor del padrón oro. De hecho, luego de que Nixon eliminara el último vestigio de padrón oro en 1971 para financiar la guerra de Vietnam y programas benefactores, la masa monetaria en el país se disparó, el dólar perdió un 85% de su valor y la deuda creció a niveles sin precedentes en tiempos de paz.
Algo similar ha ocurrido en el resto del mundo. Luego de la crisis de 2008 -causada en buena medida por una expansión artificial del crédito por parte de la Reserva Federal- la incapacidad de recuperar un sólido crecimiento económico en Europa, Japón y el mismo Estados Unidos a pesar de las masivas inyecciones de liquidez, ha generado que diversas voces exijan una reforma al sistema monetario internacional.


En Inglaterra, Steve Baker, miembro del parlamento inglés, ha comenzado el debate sobre reforma monetaria exigiendo terminar con el sistema de dinero papel en su forma actual y que responsabiliza de haber llevado a un excesivo endeudamiento público y privado en el país y a una redistribución de riqueza de las masas al gobierno y a élites financieras. En Estados Unidos el senador Rand Paul, hijo de Ron Paul y uno de los republicanos más perfilados para suceder a Obama como presidente de la República, propone revisar y reformar el sistema monetario de ese país, probablemente retornando a un padrón oro. En Europa continental el paso lo está marcando Suiza, que a fines de este mes celebrará un referéndum que de aprobarse obligará al Banco Central Suizo a tener al menos un 20% de sus activos en reservas de oro. Además le prohibirá ventas de oro a futuro y mandatará la repatriación de todo el oro suizo que se encuentra fuera del país. Si bien es probable que la iniciativa no prospere, resulta decidor que el tema de reformar el sistema monetario sea objeto de referéndum.


Y es que en occidente existe una creciente sensación de que el dinero papel manejado por los gobiernos es responsable del exceso de deuda y que el dólar no puede seguir siendo la moneda de reserva internacional dado el abuso que de él ha hecho por la vía de devaluación Estados Unidos, que ha exportado sistemáticamente su inflación al resto del planeta. También cada vez más académicos advierten que el sistema debe ser reformado para contener el inmenso poder de bancos centrales y restaurar tasas de interés de mercado hoy inexistentes.


Como ha dicho David Stockman, director de presupuestos del gobierno de Reagan, actualmente no se puede hablar de capitalismo, pues no existe capitalismo sin tasas de interés. El tiempo dirá si se produce un cambio sustancial en el sistema monetario mundial. Por ahora lo claro es que el tema se ha puesto sobre la mesa.

Lo más leído

DF Multimedia