Columnistas

¿Cómo será el comercio agrícola regional con China en 2021?

Sofía Boza M.Facultad de Ciencias Agronómicas e Instituto de Estudios Internacionales, U. de Chile

  • T+
  • T-

Compartir

América Latina es exportadora neta de productos agrícolas. Actualmente, uno de sus principales mercados de destino es China, con un crecimiento exponencial en los últimos años, protagonizado principalmente por Brasil, Chile, Argentina y Perú. De hecho, China percibe a América Latina como un socio estratégico para satisfacer su pujante demanda interna en carnes, lácteos, cereales, frutas y productos del mar, entre otros.

Sin embargo, es evidente que la pandemia del Covid-19 ha conllevado importantes cambios y nuevas causas de incertidumbre en las relaciones internacionales, por ello es oportuno preguntarnos cómo podemos prever que será el comercio agrícola entre América Latina y China durante este 2021.

Si miramos en retrospectiva, incluso en los meses iniciales de 2020, en los que la pandemia del coronavirus causó una muy significativa disminución de la actividad en China, el comercio agrícola entre A. Latina y el gigante asiático se mantuvo. En general, no se produjo en ningún momento una escasez de oferta, sino que, en algunos productos más sensibles como la fruta, la calidad que llegó al consumidor fue relativamente menor a lo normal, y en consecuencia los precios recibidos. Asimismo, parte de la fruta se perdió por atrasos en los puertos. Por ejemplo, para el caso de Chile, si comparamos el primer semestre de 2019 y 2020, el volumen de fruta exportada a China incluso se incrementó levemente, pero el valor disminuyó en un 10%. Sin embargo, con el paso de las semanas la situación se normalizó.

Por otro lado, China es la única potencia que creció en 2020, mientras que Estados Unidos y la Unión Europea cerraron el año con números negativos, aunque no tan agudos como lo previsto. El Banco Mundial vaticina que China sea, de hecho, la economía que lidere la recuperación mundial en 2021, y también pronostica que será la principal economía mundial antes del fin de la década.

Todo ello nos hace prever que la demanda de la pujante clase media china por alimentos importados se mantendrá e incluso continuará su expansión durante este año, de forma mucho más estable que lo que pueda suceder en otros mercados de destino más tradicionales para nuestra región, como Estados Unidos o la Unión Europea, dada la contracción que han sufrido.

De igual forma, todo indica que la situación sanitaria producto de nuevos brotes de Covid-19 está más controlada en China que en otras potencias económicas. De mantenerse así en los próximos meses, sería esperable por tanto que el comercio agrícola con China no sufriera nuevamente disrupciones como las observadas a inicios de 2020.

Por tanto, es previsible que el comercio regional agrícola con China no solamente se mantenga estable, sino que incluso incremente durante 2021, dado que la situación de dicho mercado es comparativamente más sólida y próspera.

Lo más leído

DF Multimedia