×
Cristián Bastián

Mayor igualdad, un desafío global

Cristián Bastián Socio Principal KPMG

Por: Cristián Bastián | Publicado: Jueves 15 de febrero de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Cristián Bastián

Cristián Bastián

El gran desafío, no sólo para nuestro país sino a nivel global, es la búsqueda de una sociedad más igualitaria y próspera, que tenga en cuenta a todos los sectores, en especial aquellos más postergados. Que permita desplegar a hombres y mujeres su potencial, y así alcanzar un desarrollo sostenible como sociedad.

Esto se evidencia en la reciente cita del Foro Económico Mundial de Davos, que se realizó hacia fines de enero y que reunió a los principales líderes mundiales, cuyo lema fue “Crear un futuro compartido, en un mundo fracturado”. La discusión estuvo centrada en temas como la búsqueda de nuevos modelos de cooperación que no estén basados solamente en intereses particulares sino en el destino de la humanidad en su conjunto, la inclusión y diversidad de género, entre otros objetivos, que tienen como eje central disminuir las brechas de desigualdad en distintos ámbitos.

Uno de los tópicos que se abordó en profundidad fue la mayor inclusión femenina, que obligadamente pasa por garantizar la igualdad entre hombres y mujeres, medidas en torno a temáticas de brecha salarial o la mayor tasa de desempleo. Los distintos estudios disponibles del tema señalan que serán necesarios 100 años para cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres a escala global. Esta diferencia también se evidencia en la representación y participación de la mujer en responsabilidades de liderazgo, donde el FEM de Davos también da muestras de esto, puesto que menos del 20% de los delegados en el Foro correspondió a mujeres.

Este año, durante el encuentro se lanzó la campaña “Women’s Voices”, que hizo hincapié en la necesidad de que este Foro sea también un ejemplo de inclusión desde sus líderes. Sobre la base de esa premisa, numerosas mujeres influyentes, procedentes de diversos sectores y países, participaron de esta iniciativa a fin de elevar la visibilidad y el liderazgo de las mujeres. Además, pusieron de relevancia que los líderes de hoy en día den el ejemplo a través de sus valores y comportamientos, siendo inclusivos y asegurando que todas las voces tengan espacio y sean escuchadas.

El desafío es más que una tendencia o buena voluntad. Se traduce también en un efecto directo en las compañías, instituciones y países, donde se valorará y definirá como los mejores a aquellos que tienen esta perspectiva de diversidad e inclusión sobre la mesa, y que impulsen este cambio.

Si analizamos el tema a nivel local vemos que en cifras dadas a conocer en 2017, Chile ocupaba la posición 119 de 144 países evaluados en el índice de participación y oportunidad económica para las mujeres, calculado por el Foro Económico Mundial. El nivel actual de 48% es menor al nivel de participación en Latinoamérica (55%) y aún mucho menor a la tasa de los países desarrollados de la OCDE (61%). Estas cifras subrayan aún más el gran desafío que tenemos como país en estas materias.

Debemos definir qué tipo de sociedad queremos construir durante los próximos años. Para ello el reto es abordarlo con compromisos a nivel público y privado y adicionalmente con políticas que nos permitan sentar las bases de ese futuro con una mirada de largo plazo y desarrollo sostenible.

Lo más leído

DF Videos