Columnistas

DF Conexión a China | Beijing se opone a candidatura de Taipéi al CPTPP

Kathrin Hille © 2021 The Financial Times Ltd.

Por: Kathrin Hille | Publicado: Martes 5 de octubre de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Kathrin Hille

La veterana presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, dio un paso que la lleva de regreso a los inicios de su carrera como negociadora comercial: unirse al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés) apenas unos días después de que lo hiciera China, Taiwán ha creado una situación que refleja las solicitudes de afiliación de ambos países a la Organización Mundial del Comercio (OMC) hace más de 30 años.

Imagen foto_00000004

Los 11 miembros del CPTPP tienen que debatir ahora las cuestiones comerciales bilaterales que les preocupan con ambos candidatos, y sus ministros de comercio tendrán que decidir si iniciaron formalmente negociaciones con Beijing, con Taipéi, o con ambas.

Al igual que en 1990, cuando Taiwán solicitó su ingreso al precursor de la OMC, el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés), Taiwán está mucho más cerca de cumplir las normas del pacto comercial que China. Durante casi una década, Taipéi ha preparado la solicitud de afiliación al pacto comercial transpacífico, desde la desregulación de su sector de servicios y la apertura de los exámenes de licencia a los abogados extranjeros, hasta el refuerzo de la protección de los derechos de propiedad intelectual . Taipéi también ha realizado consultas informales con los 11 miembros del CPTPP (Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam).

China, por el contrario, se está alejando de ser una economía abierta. La Cámara de Comercio de la Unión Europea (UE) advirtió la semana pasada que "las señales de que China está girando hacia adentro, como puede verse en su objetivo de aumentar la autonomía, e incluso alcanzar la autosuficiencia, en algunos sectores de la economía, son un verdadero motivo de preocupación".

Al igual que en 1990, la gestión de las dos solicitudes es ante todo un asunto de política. En lo que representa una similitud exacta con el intento de ambos países por ingresar a la OMC, China ya ha exigido que el bloque comercial rechace la solicitud de Taiwán, recordándoles a sus miembros que Beijing "se opone resueltamente a la incorporación de la región de Taiwán a cualquier acuerdo y organización oficial". Los expertos en comercio sostienen que esto contradice los principios de la OMC.

Pero el intento de Taiwán de unirse al CPTPP podría ser rehén de la candidatura de China, como ocurrió en la OMC. El GATT se tomó casi tres años en crear un grupo de trabajo que se ocupara de la candidatura de Taiwán. Comenzó su proceso bajo un acuerdo político en el que todas las partes habían acordado que había una sola China, y que la adhesión de Taiwán no debía completarse hasta después de que China se hubiera afiliado. A Taiwán le tomó 11 años ingresar a la OMC.

La gran diferencia es que, en las dos décadas transcurridas desde que ambos países entraron en la OMC, China se ha convertido en una superpotencia. Eso le da más influencia sobre sus contrapartes en las negociaciones para unirse al pacto comercial transpacífico. Pero la inclinación de Beijing por las tácticas intimidatorias con la ayuda de su poderío económico también está haciendo que otros gobiernos se vuelvan cada vez más desconfiados.

La forma en que avancen las candidaturas de China y Taiwán para afiliarse al CPTPP será, por lo tanto, una prueba de hasta dónde llega el poder coercitivo económico de Beijing.

Lo más leído

DF Multimedia