Columnistas

DF Tax | ¿Cómo financiar los gastos sociales?

Jorge Alessandri, diputado UDI

Por: Jorge Alessandri | Publicado: Jueves 27 de agosto de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Jorge Alessandri

En las últimas semanas se ha vuelto a conversar, tanto a nivel académico como parlamentario, respecto a la necesidad de reabrir la discusión acerca de la estructura tributaria chilena, y cómo ella aporta al financiamiento de los gastos que la sociedad demanda.

En primer lugar, se debe consignar que Chile ya aprobó una reforma tributaria hace menos de un año, que gravó más a quienes más tienen, dotando al sistema tributario nacional de aun más progresividad.

Imagen foto_00000004

Si bien frente a la nueva realidad que nos ha impuesto la pandemia -y en parte el estallido de violencia- este es un debate que puede volver a realizarse, creo que previo a abrir nuevas discusiones en torno a modificaciones impositivas se requiere analizar qué tan eficiente es el gasto público en Chile.

¿Para qué aumentar los impuestos si se gastan mal? En los últimos 10 años, Chile casi duplicó su presupuesto público (pasó de US$40.000 millones a US$76.000 millones), pero ello no se ha traducido en el doble de beneficios para la población más vulnerable y la clase media, ni en los servicios que presta el Estado para mejorar la calidad de vida de los chilenos.

Es más, la evidencia indica que parte importante del mayor Presupuesto se ha destinado a un aumento en el tamaño del Estado: Tenemos un 45% más de funcionarios públicos. El gasto en personal aumentó desde 4,3% del PIB en 2013 a 4,9% del PIB en 2018. Además, hay conocimiento de programas públicos calificados como insuficientes y a los cuales se le siguen entregando cuantiosos recursos, tenemos una serie de empresas públicas ineficientes, que solo generan pérdidas para el Estado, entre otros. A eso, se debe agregar que las remuneraciones en el sector público son, en promedio, al menos un 20% superiores a las del sector privado. En 1990 eran casi idénticas.

Así, entendiendo y validando el postulado de que quienes tienen más deben pagar más, la discusión debe migrar hacia cómo hacemos el Estado más eficiente, además de buscar mecanismos más efectivos de recaudación tributaria, como lo es la generación de incentivos para la inversión y el crecimiento del país. Luego de la pandemia del COVID-19 se requiere de medidas que incentiven el desarrollo económico, la creación de valor y la inversión en Chile, con la finalidad de posibilitar la generación de empleos y aumento de salarios. Recordemos que cada punto de crecimiento permite al Fisco ingresos por más de US$600 millones.

En definitiva, debemos centrar el debate en dos materias esenciales: eficiencia en el gasto público, a través de una reestructuración o modernización del Estado que permita eliminar burocracia, con la finalidad de utilizar dichos recursos para ir generando más transferencias directas a quienes lo necesitan, y la generación de medidas que incentiven el desarrollo de la iniciativa privada, en especial de nuestras pymes, generando más y mejores empleos y, por ende, mayor recaudación tributaria.

Lo más leído

DF Multimedia