Columnistas

La importancia de las relaciones comunitarias

Cristina Fernández, subgerenta de Relaciones Comunitarias Kinross Chile, #SoyPromociona

Por: Cristina Fernández. | Publicado: Jueves 10 de septiembre de 2020 a las 15:15 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Cristina Fernández.

La pandemia del Covid-19 ha puesto de manifiesto las grandes dificultades y diferencias que existen en diversos territorios de nuestro país en materias de acceso a la educación, a la salud, y también al bienestar social básico. No sólo se trata de una pandemia sanitaria, sino también de una pandemia de estrechamiento de los accesos a los recursos económicos, culturales y sociales que dignifican nuestras vidas.

El contexto actual resulta ser un desafío adaptativo instituyente y constante, que a diferencia de lo que conocemos, llega para establecer la nueva normalidad de lo anormal.

En este marco, vale la pena preguntarse, ¿cuál es el rol que las empresas deben cumplir frente a una situación tan difícil? ¿las empresas deben preocuparse de manera específica de las dificultades de acceso, si su principal rol es generar réditos a sus dueños? En mi visión sí. Las empresas efectivamente tienen un rol y tienen una responsabilidad a la que acudir en la situación de pandemia sanitaria, socioeconómica y cultural, por la que estamos atravesando. No se trata solo de qué apoyos específicos dispondremos para contribuir al acceso a necesidades básicas no cubiertas, sino también –y tal vez más que todo- de la manera en que lo hagamos: incorporando a nuestras comunidades afectadas, o, por el contrario, asumiendo que nuestra opinión es suficiente.

En mi experiencia en temas comunitarios, la vinculación de los equipos de relaciones comunitarias es lo que permite a las empresas contar con un sentido de orientación frente a la situación y al contexto. Las contribuciones positivas que las empresas realizan en sus contextos deben ser planificadas, enfocadas y efectuadas con un propósito medible. Eso se logra con un equipo de relaciones comunitarias que tenga espacio en la mesa de la toma decisiones y con poder suficiente para incidir al interior de la compañía, para lograr que estas contribuciones sean orientadas desde la mirada del de "afuera"; mirada del otro que tiene un interés y una incidencia importante para la empresa.

La industria minera tiene una larga trayectoria de aprendizaje en materia de relaciones comunitarias. Sin embargo, es importante que otras industrias adhieran a la necesidad de vincularse de manera sostenida, planificada y profesional con su entorno, para que, en situaciones de crisis como la actual, tengamos espacios para desafiar nuestras formas de producir siendo parte de la sociedad en donde estamos insertos.

Este es el momento de dar un giro profundo e invertir energía y tiempo en soluciones innovadoras, que permitan un diálogo constante con base en una estrategia conjunta de valor compartido que debe ser construido por partes diferentes, y no solo desde la mirada externa y en ocasiones desesperadamente autoritaria, del/ la experta/o.

Lo real en lo participativo y el empoderamiento de las comunidades adquieren una relevancia excepcional en este contexto. Ahora más que nunca es momento de fomentar las redes comunitarias, fortalecer las voces disidentes, generar espacios para lo distinto, para lo nuevo y para lo diverso, en el marco de una estrategia integrada de desarrollo de las empresas.

¿Cómo hacemos esto? ¿Cómo pueden las empresas hacerlo? Preparando equipos y personas que nos permitan vincularnos con el exterior, fortalezcamos nuestros equipos de relaciones comunitarias dotándolos de una presencia clave al interior de la empresa. Prepararemos equipos para liderar los desafíos de un crecimiento en armonía con el vecindario. Asignemos a este departamento que nos relaciona con el mundo inmediato una jerarquía interna que exprese la valoración que tiene la compañía de su inserción en la comunidad. Antes de comprar cajas de mercadería, observemos las dinámicas del negocio de barrio; antes de comprar mascarillas miremos los/las emprendedores/as que pueden realizarlas; generemos autonomía, entendamos de primera fuente cuáles son las necesidades profundas, adhiramos a las iniciativas colectivas, somos parte de un gran todo, estamos dentro o fuera. No hay otra opción.

Lo más leído

DF Multimedia