×
Manuel Bengolea

¿Hacia dónde nos dirige nuestra Presidenta?

Por: Manuel Bengolea | Publicado: Viernes 28 de noviembre de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-
Manuel Bengolea

Manuel Bengolea

A estas alturas muchos se preguntan hacia dónde nos dirige la presidenta Bachelet con este arsenal de reformas, tanto las que son ley, como las que comienzan a ser discutidas, más otras tantas anunciadas. Creo que su bienintencionado anhelo de igualdad nos está encauzando, sin que ella lo sepa y lo pretenda, por el mismo sendero de otros fallidos regímenes socialistas. La igualdad se logra con políticas públicas que la fomenten a través de un proceso legítimamente competitivo, no por decreto, pues lo que la evidencia empírica indica, es que los últimos nos encaminan inevitablemente al estancamiento económico, cuya principal víctima son los más desprotegidos. La igualdad no es un objetivo per se, debe ser la consecuencia lógica de una política pública orientada al crecimiento económico. El resultado de fijar la igualdad como objetivo es que ésta se consiga promediando hacia abajo, y no hacia arriba, o dicho de otra manera, sacándole los patines a los que corren más rápido.


Allende trató de imponer la igualdad por decreto, y lo hizo a través de la expropiación de los medios de producción, despojando a sus legítimos dueños, convencido erróneamente que la economía seguiría creciendo. Todos sabemos cómo terminó aquello. El resultado de los experimentos igualitarios, en otros países, no fue diferente. Los socialistas aprendieron que la expropiación de los medios de producción conduce sólo al desastre económico, y luego al social. Sin embargo, el anhelo de igualdad no ha desaparecido, está latente y es deseable que así sea, el problema radica en la forma de llevarlo a cabo. Ahí está la diferencia entre los países que son exitosos y los que definitivamente no lo son. Chile hasta ahora había sido el referente máximo en esta materia. En efecto, luego de 30 años de desarrollo económico, de crecer con equidad (frase de campaña de don Patricio Aylwin), los estándares de vida en Chile son muy superiores a cualquiera de sus pares latinos.


Muchas de las reformas se han planteado con el objetivo de mejorar la deficiente educación pública chilena, que nadie discute es el medio más potente para avanzar significativamente en igualdad. Lo que genera dudas es la forma cómo se alcanza dicho objetivo. Hasta ahora la reforma educacional ha brillado mayoritariamente por las frases épicas del ministro, que no le han faltado epítetos para defenderla, y no termina por convencer a la ciudadanía, ni a su propia conglomerado político, pues son pocos los expertos que son capaces de hilvanar cómo esta reforma va a originar un cambio sustancial en la calidad de la educación pública. Esto podría, sin que el ministro sepa o pretenda, conducir a un sistema de enseñanza unificado e impuesto por el Estado, cuyo mayor damnificado no sólo sería la calidad en la enseñanza, sino que la libertad de elegir cómo educar a nuestros hijos.


No sé si este Gobierno lo sepa o lo pretenda, pero con todas las reformas que ha planteado nos puede conducir hacia una "ciclo vicioso" de crecimiento bajo. Ningún político ha planteado quitarle los medios de producción a sus dueños, pues saben que éstos son buenos gestores, pero podrían adueñarse de una parte importante de su flujo, que desde el punto de vista económico es parecido a la expropiación. La Reforma Tributaria casi duplicará el aporte que las empresas efectúan al fisco. La futura Reforma Laboral, como está definida por la propia ministra del Trabajo, produciría una transferencia de recursos desde el dueño de la empresa hacia los sindicatos. Es decir, sindicatos con poder de negociación, podrían exigir compensaciones al límite de las capacidades de las empresas. Adicionalmente, y como subproducto de los anterior, comenzará la lucha de clases, pues cuando los sindicatos se percaten que sus dueños hacen lo imposible por defender lo que legítimamente les pertenece, volverá la diatriba de que la "derecha empresarial" está boicoteando el plan reformista de la Presidenta.


Ni hablar de la Asamblea Constituyente, un sueño mojado de altruistas románticos, emborrachados con la consigna de que la igualdad es el nirvana del orden social. La sociedad está compuesta por muchos cuyo objetivo no es alcanzar la bienaventuranza de la homogeneidad social, sino que evolucionar con libertad hacia nuestro propio designio. Darwin descubrió en el siglo XIX que la selección natural había producido la evolución de las especies, y ahora los apologistas de la igualdad tratan de convencernos que la selección es mala.

Lo más leído