Suscríbete


Suscríbete

20%dcto

Pilita Clark

Cómo lidiar con la maldición de un colega ruidoso

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 4 de octubre de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

Una de mis historias favoritas sobre la vida en Financial Times se refiere a un hombre grandioso con una voz muy fuerte. Cada día, llegaba a su escritorio en Londres, contestaba el teléfono, se recostaba en su silla y enloquecía a todos con su voz fuerte. Tenía el tipo de voz retumbante que era imposible de ignorar, y estaba sentado con un pequeño equipo de personas en escritorios abiertos en un rincón donde era imposible escapar del sonido de su voz.

Imagen foto_00000002

Nadie más podía concentrarse. Algunos apenas podían distinguir las conversaciones en sus teléfonos debido al ruido que estaba haciendo en el suyo. Los esfuerzos esfuerzos para callarlo no dieron resultado, así que finalmente, sus colegas actuaron.

Un día, antes de que su colega llegara al trabajo, desenchufaron su computadora y la trasladaron, junto con todas sus cosas, a un rincón donde tenía que mirar hacia la pared. Cuando llegó, nadie dijo una palabra. Sorprendentemente, él tampoco. En cambio, se sentó, se conectó y comenzó a trabajar. "Todavía era bastante ruidoso", me dijo más tarde uno de los encargados de la mudanza. "Pero fue una mejora".

Esto sucedió hace tanto tiempo que todos los involucrados han abandonado el FT, pero el flagelo de los colegas ruidosos no ha desaparecido. En todo, está un punto de ser considerablemente peor para los empleados que han trabajado desde casa durante la pandemia que irán de regreso a la oficina desde hogares relativamente tranquilos.

Es tentador pensar que se trata de un problema particular en Gran Bretaña, donde se dice que la gente tiene una propensión incansable a la cortesía y, por lo tanto, podría resultarle más difícil abordar directamente a colegas clamorosos. Habiendo pasado años en oficinas en Australia, Estados Unidos y Reino Unido, lo dudo.

De hecho, la mayoría de los trabajadores en los tres países les dijeron a los investigadores en una encuesta de 2019 que el ruido de la oficina causaba estrés y ansiedad, y que la principal causa eran otras personas que hablaban.

Me he encontrado con un sinfín de ejemplos de trabajadores que han intentado lidiar con colegas a los que no se les puede obligar a callarse. Algunos han tapado sus oídos con auriculares enormes de colores brillantes. Otros han comprado AirPods de 250 libras o se han cambiado de escritorio. Nada ha funcionado.

Hay muchos consejos sobre qué hacer. A las víctimas se les dice que deben mencionar cortésmente su sufrimiento al perpetrador, a un gerente o, en casos extremos, al departamento de Recursos Humanos; o buscar un lugar tranquilo en la oficina; o derribar las paredes de los cubículos que dan una falsa sensación de privacidad que alienta a las personas a ser más ruidosas.

Sin embargo, si estas ideas fueran efectivas, el problema se habría desvanecido hace mucho tiempo. No es así porque, al igual que las desbordadas bandejas de entrada de correo electrónico y otros problemas en el lugar de trabajo, el ruido de la oficina es en gran medida un problema estructural que no se debe esperar que los empleados individuales resuelvan por sí mismos.

Un trabajador solitario no puede crear mágicamente una zona tranquila o, mejor aún, una oficina con una puerta que se cierra. Tampoco puede detener la propagación de uno de los delincuentes principales en las guerras del ruido: las oficinas de planta abierta que son más baratas, pero más ruidosas. Un estudio de 2018 de trabajadores de oficina de China a India, Europa y EEUU, encontró que solo el 1% dijo que podía bloquear fácilmente las distracciones y concentrarse, en comparación con el 20% en 2015.

A los trabajadores se les sigue diciendo que los diseños de planta abierta -que matan la privacidad, merman la productividad y propagan la gripe- fomentan la colaboración y la chispa creativa, pero los estudios sugieren que hacen lo contrario.

Un cambio a la planta abierta llevó a las personas a alejarse de sus colegas y recurrir a más correos electrónicos y mensajería instantánea, mientras que la cantidad de contacto cara a cara se redujo en un 70%, según un documento de 2018.

Entonces, ¿podrían cambiar las cosas después de la pandemia? Las oficinas abiertas mal planificadas ya eran bastante malas antes del Covid, pero no tienen sentido en un momento en que los empleadores se están esforzando por retener o contratar personal en medio de la llamada gran ola de renuncias de incierta resistencia. La falta de espacios tranquilos para que las personas trabajen ininterrumpidamente deja la impresión totalmente precisa de que el personal no es muy valorado.

Con suerte, los últimos 18 meses al menos habrán frenado la maldición del presentismo del plan abierto, y ayudará a mantener a los trabajadores que iban a trabajar con tos y estornudos en su casa en vez de la oficina.

Me gustaría pensar que cualquier persona afligida por un vecino de oficina ruidoso pronto encontrará un consuelo similar. Mientras tanto, no estaría de más dejar una copia de esta columna en su silla.

Lo más leído