×
[an error occurred while processing the directive]
Sergio Lehmann

El petróleo pierde energía

Sergio Lehmann Economista jefe Bci Estudios

Por: Sergio Lehmann | Publicado: Martes 11 de julio de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Sergio Lehmann

Sergio Lehmann

El precio del petróleo ha caído de forma pronunciada en los últimos años, respondiendo a una producción que crece con fuerza. Si bien es cierto que el retroceso en valorizaciones es común para casi todos los commodities, en el caso del petróleo, además de identificarse efectos económicos de alcance global, se advierten factores estructurales fundamentales asociados al mercado de la energía.

En primer lugar, la ganancia en eficiencia energética de motores o procesos productivos, especialmente en el mundo desarrollado, ha hecho que el crecimiento económico requiera cada vez un menor uso de combustibles. En efecto, mientras en 1990 los países avanzados requerían 0,2% de mayor consumo de petróleo para crecer 1%, hoy esto es prácticamente 0. Ello aún no ocurre con igual fuerza en emergentes, pero de todas formas lleva a que el crecimiento de la demanda por petróleo descienda gradualmente.

En segundo lugar, como bien sabemos, han ido ganando peso, de la mano de los avances tecnológicos, fuentes no convencionales alternativas al uso de combustibles fósiles. Costos más accesibles y mayor efectividad en la generación han llevado a un incremento significativo en la participación de estas fuentes en la matriz energética. En Chile, en torno al 17% de la energía proviene de ellas, mientras que hace unos pocos años su aporte era casi nulo.

En tercer lugar, la extracción de petróleo esquisto o shale-oil ha elevado la oferta de combustibles de parte de EEUU de forma notable en los últimos años. Si bien los pozos de petróleo enquistado en rocas fueron descubiertos hace más de una década, la tecnología a un costo razonable para su extracción recién está disponible desde hace unos cinco años. Desde entonces EEUU ha aumentado su producción hasta alcanzar cifras similares a las de Arabia Saudita y Rusia, los mayores productores mundiales.

Hasta hace un par de años, el costo de extracción de shale-oil se ubicaba entre 50 a 60 US$/barril, lo que hacía prever un precio de equilibrio para el petróleo en torno a esos valores. Información más reciente, sin embargo, apunta a costos de extracción en torno a 40 US$/barril para este petróleo. Por tanto, con precios sobre esa cifra habrá incentivos para aumentar la producción, reconociéndose la abundancia global del shale-oil. Esto pone una cota en torno a esa cifra para el precio de largo plazo del petróleo.

¿Tiene espacio la OPEP para llevar el precio del petróleo a niveles más elevados? No. Esta organización controla cerca del 30% de la producción mundial de petróleo, por debajo del casi 40% que representaba hace una década. Adicionalmente, la evidencia histórica muestra que los países OPEP tienden a no respetar los acuerdos de producción, más aún dado el gran tamaño de sus Estados y los compromisos crecientes de gasto fiscal. El costo de producción de Arabia Saudita es entre 15 a 20 US$/barril, por lo que, siendo casi el único país de la OPEP con holguras significativas de producción, tiene claros incentivos para continuar aumentado su oferta. Debemos entonces esperar que el precio del petróleo se mantenga en torno a los valores actuales e incluso tienda a caer aún más hacia las próximas décadas.

Lo más leído

DF Videos