Suscríbete


Suscríbete

50%dcto

Editorial

Cuarto retiro: no buscar el mal menor

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

e acerca el momento de votar en el Senado el proyecto de ley sobre un cuarto retiro adelantado de fondos previsionales. Como en los casos anteriores, continuarían drenándose los ahorros para financiar la jubilación, haciendo que tanto las pensiones actuales -ya consideradas bajas- como las futuras, sean aún menores. La diferencia es que, en esta oportunidad, los beneficiarios serían mayoritariamente personas que pertenecen a los estratos de ingresos medio y alto (casi cuatro millones de afiliados ya quedaron sin saldo en sus cuentas tras el tercer retiro).

Imagen foto_00000002

A esto se agrega la propuesta de un "anticipo" a los actuales pensionados bajo la modalidad de renta vitalicia, mediante un mecanismo que resultaría confiscatorio para las compañías de seguros de vida, y que pondría en serio riesgo de insolvencia a la industria.

Los argumentos técnicos en contra son conocidos, son compartidos por la mayoría de los economistas que han opinado sobre el tema, y han sido expuestos en forma directa, franca y elocuente tanto por el presidente del Banco Central como por la máxima autoridad de la CMF.

Pero más allá de afirmaciones livianas para restarle importancia a dichos argumentos técnicos, no se advierte una voluntad de enmienda en relación al fondo del asunto.

¿Cuál debería ser el foco de preocupación por parte de los senadores que han tomado conciencia del descalabro que se produciría si este proyecto finalmente se aprueba? No buscar el mal menor, como podría ser aprobar el cuarto retiro con la condición de dejar fuera la indicación relativa a las rentas vitalicias; ni "mejorando" algunas disposiciones, como lo sería la inclusión de una tributación a los retiros. La inconstitucionalidad manifiesta de la iniciativa es motivo más que suficiente para no darle su aprobación, a lo cual se suman los graves efectos negativos que ocasionaría a los actuales y futuros pensionados, así como al funcionamiento del mercado de capitales, eje fundamental para el acceso a créditos, el crecimiento económico y la generación de empleos.

Esto va mucho más allá que la defensa de principios.

Lo más leído