×
360°

El modelo de negocios que “salvó” a la Filarmónica de Chile

En alianza con los privados, grandes productoras la han contratado para musicalizar espectáculos lo que le ha permitido seguir proyectándose.

Por: Fabiola Venegas Ó. | Publicado: Viernes 11 de mayo de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Los conciertos en Chile de Jonas Kaufmann –hoy el mejor tenor del mundo- y Raphael Sinfónico comparten no solo el rotundo éxito alcanzado. Fue la Orquesta Filarmónica de Chile la que musicalizó ambas presentaciones que terminaron convirtiéndose en hitos en la trayectoria de esta agrupación musical que tiene más de 60 años de vida.

Imagen foto_00000004

Pese a no contar con subvenciones estatales ni pertenecer ya al Teatro Municipal (donde hoy funciona la Orquesta Filarmónica de Santiago), ha logrado ligarse a eventos de renombre mundial y difundir la música clásica en sus más amplias manifestaciones –como el formato sinfónico popular cuyo arreglo musical permite que un artista como Mike Patton (Faith no More) sea acompañado por una orquesta en Mondo Canne- y a la vez ser económicamente sostenible en el tiempo gracias a un modelo de financiamiento en el cual los privados juegan un rol clave.

“Principalmente nuestros servicios han sido contratados en su mayoría por el sector privado, y por lo tanto, nos seguimos proyectando en ese ámbito”, subraya la presidente de la Corporación Cultural de la filarmónica, Claudia López, una de sus músicos estables.

Antes de 2016 la orquesta generaba mayormente recursos cuando ganaba algún proyecto Fondart y se acogía a la Ley Valdés (de donaciones). No fue fácil darse cuenta que la organización se había quedado estancada en la formación de una corporación. Necesitaba despegar, pero no había una visión empresa hasta ese momento, según relata su productor ejecutivo, Salvatore Pellizzari, quien conoció a varios de estos músicos cuando trabajó como diseñador del Teatro Municipal.

 

Imagen foto_00000005
Mike Patton con su proyecto Mondo Cane

 Pellizzari ya había gestionado la contratación de la Orquesta de la Universidad de Santiago para el concierto de Andrea Bocelli en 2011 y el tercero de Ennio Morricone en el país. Con esa experiencia, la productora Merci Entertaiment lo contactó para el concierto del alemán Kaufmann de 2016 y finalmente se convirtieron en la alternativa más atractiva entre otras dos, una de ellas, la Orquesta Filarmónica de Santiago.

“El formato sinfónico da para mucho y cuál es la ventaja cualitativa y cuantitativa que tenemos: es que somos independientes”, afirma Pellizzari.

Claudia, violista en la agrupación musical, coincide en que “tenemos la flexibilidad de abrirnos a este tipo de proyectos de corte popular” aunque repara que “solo si es de calidad”.

 

Imagen foto_00000006
Mike Patton

 

Alianzas virtuosas

Desde 1996, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) a través de la Corporación Construye Cultura, promueve y moviliza la cultura a lo largo del país buscando amplificar su impacto en la comunidad, en alianza con otras instituciones y gestores culturales.

Y justamente con un acto cultural la asociación gremial celebró su aniversario. En diciembre pasado ofreció un concierto de Navidad en el Parque de las Esculturas y contrató a la filarmónica para que interpretara un repertorio con piezas de las óperas más populares de la historia.

“Hicimos un evento cultural de los 65 años de la Cámara. La idea era entregarle un regalo a Santiago. El año pasado nos fuimos de la comuna de Providencia, tras casi 20 años e hicimos ese concierto de agradecimiento y lo hicimos en conjunto con esa comuna”, resalta la gerente de marketing y eventos de la CChC, María Soledad Carvallo.

La experiencia, según la ejecutiva, fue muy profesional, por lo tanto, la agrupación podría ser “un proveedor para cualquier evento que nosotros hagamos”.

La productora Multimusica tiene 20 años en la industria del espectáculo con más de 300 eventos y unos dos millones de espectadores. Para su director ejecutivo, Jorge Ramírez, era indispensable que una orquesta de músicos chilenos acompañara a Raphael Sinphónico y, en ese sentido, la Orquesta Filarmónica de Chile era una aspirante completa y de alto nivel.

En el contexto de este modelo de financiamiento, Ramírez recalca que “debe valorarse siempre el que haya este círculo virtuoso que es cuando se pueden dar la mano el ámbito privado con el ámbito público”.

“El Estado desde el punto de vista cultural tiene una misión que tiene que ver con crear recintos y dar las facilidades tributarias para que la música crezca y sea vista como un valor y no como un activo. Desde ese punto de vista, la empresa privada tiene una gran oportunidad y una gran misión que es colaborar desde su posición a que estas estructuras se mantengan”, enfatiza.

Comentarios

Para comentar debes ingresar a DF.cl

Recuerda siempre respetar nuestras políticas de comentarios

¿No te has registrado aún en DF? Conoce todos los beneficios de estar registrado o crea una cuenta ahora

Lo más leído

DF Videos