Cartas

Nueva ley de quiebra, antídoto a la falta de acuerdos

  • T+
  • T-

Compartir

Señora Directora:

Es una ley concebida como un facilitador, una alternativa efectiva e inclusiva, una puerta que ofrece a personas y empresas una nueva oportunidad, pero que claramente requiere que sus barreras de entrada y requisitos se adecuen a los tiempos. La puerta es muy pequeña y muchos quieren entrar.

El objetivo de esta ley debe ser bien entendido, que es básicamente invitar a hacer bien las cosas, ser más ordenados y responsables respecto de nuestros compromisos financieros. Pero esto también es una potente señal dirigida a la industria financiera, quienes deben entender que los créditos y servicios que ellos ofrecen deben ser más flexibles, ajustados a la necesidad y capacidad de sus clientes cuando estos atraviesan dificultades económicas, una postura que no sólo dejaría en evidencia la empatía de los actores con sus clientes, sino que también generaría fidelización y un elemento competitivo inexistente.

¿Por qué debemos llegar a tercerizar en una ley la solución que podríamos lograr si escucháramos y atendiéramos las necesidades de nuestros clientes en un acuerdo directo? A eso deberían apuntar los actores del crédito pensando en la sostenibilidad de la industria.

Raimundo Bravo

Socio STAFF Chile

Lo más leído

DF Multimedia