×
Columnistas

Al rescate de los sub-bancarizados

Sebastián Robles Profesor de Innovación Digital, Universidad de Chile

Por: Sebastián Robles | Publicado: Miércoles 5 de junio de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Sebastián Robles

Según cifras del último informe de inclusión de la SBIF, el 97% de los adultos tiene acceso a productos financieros. Sorprendentemente, menos del 10% de los adultos chilenos tiene acceso a una línea de crédito con sus bancos. En otras palabras, en Chile la población se encuentra “sub-bancarizada”. La mayoría tiene cuenta bancaria, pero muy pocos tienen acceso a líneas de crédito y créditos de consumo directamente con su banco. Como alternativa, los marginados por el sistema acceden a crédito en tarjetas, tiendas comerciales y otras entidades no bancarias, con mayores tasas de interés.

Imagen foto_00000002

Nuestro sistema financiero no es capaz de llegar de forma eficiente a toda la población. La banca financia a la base de la pirámide indirectamente en forma de grandes líneas de crédito comercial a entidades no bancarias, que luego entregan créditos más pequeños a los sub-bancarizados. En el reciente informe de estabilidad financiera del Banco Central se destaca el crecimiento de la exposición de la banca a créditos a través de esta figura, especialmente en bancos medianos en donde representan hasta 27% de su patrimonio.

A los ciudadanos, este sistema les transmite sus ineficiencias en formas de tasas de interés más elevadas a cambio de un peor servicio. Es decir, el servicio de las tiendas comerciales y otros oferentes no bancarios es más caro, y además puede ser incluso más malo, que el que entrega directamente la banca hoy. El valor agregado de estas entidades no es tan evidente.

Las Fintech emergen como la alternativa ideal para todos los sub-bancarizados. Son capaces de entregar una experiencia de usuario muy superior a la banca, combinado además con menores costos de adquisición y operación por usuario. Los ciudadanos, e incluso los accionistas de la banca, se verían claramente beneficiados si la industria financiera trabajara de la mano con las Fintech en la creación de nuevos productos de crédito, en lugar de hacerlo con tiendas comerciales sin foco en sus clientes.

Por ejemplo, las mismas condiciones de crédito comerciales a las que acceden los oferentes de crédito no bancarios podrían estar disponibles para las Fintech. Como resultado, los ciudadanos y accionistas bancarios podrían verse beneficiados en el corto plazo, no sólo con mejores niveles de experiencia, sino que también con mayor eficiencia en la cadena de distribución, mejores tasas de interés y mayor seguridad de cara a clientes.

El pionero de la banca en hacer alianzas con Fintech fue Banco Estado, haciendo un joint venture con SumUp para crear Compra Aquí y permitir a todos los comercios de Chile puedan aceptar pagos sin necesidad de tener un contrato con Transbank. Recientemente, los siguió BCI bajo el “nuevo” modelo de cuatro partes, creando un joint venture con la Fintech EVO Payments. Lo anterior, para entrar a competir en la aceptación de pagos, junto con Banco Estado, Santander, Multicaja y Transbank, además de los unicornios Mercado Pago y RappiPay, y el mismo MACH de BCI.

Para el caso de los créditos a sub-bancarizados, es mucho más simple que un joint venture. Basta con darles una línea de crédito comercial a las Fintech locales, igual como lo hacen hoy con los oferentes de crédito no bancarios. Todos ganan.

Lo más leído

DF Videos