Columnistas

DF Conexión a China | Vacunas en el liderazgo global: Beijing y Washington

DOROTEA LÓPEZ GIRAL Directora Instituto de Estudios Internacionales, Universidad de Chile

Por: DOROTEA LÓPEZ GIRAL | Publicado: Martes 11 de mayo de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

DOROTEA LÓPEZ GIRAL

Un complejo escenario en los últimos meses: concentración de dosis en pocos países, capacidad limitada de productores y logística para poder cerrar las enormes brechas de vacunación; una guerra informativa entre potencias por el liderazgo global y la hegemonía entre bloques y mercados emergentes.

La novedad de la semana pasada fue el giro que surge de la decisión del gobierno de Estados Unidos de apoyar la liberalización de las patentes de vacunas contra el Covid-19 (waiver). Sin duda una decisión inédita de país que ha exigido históricamente la defensa del derecho de propiedad intelectual para las farmacéuticas americanas. Esto ha resultado en una sorpresa en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y ha sido leído como una reacción ante el comportamiento chino; el cual, pese a sus múltiples lecturas, aprovechó agresivamente la diplomacia sanitaria tanto con la llamada de las mascarillas, de material médico, y con envíos de vacunas a más de 60 países.

Imagen foto_00000002

En esta línea la vocera del Ministro de Relaciones Exteriores chino ha declarado que la salud es responsabilidad compartida de todos los países y que sus vacunas son bienes públicos, lo que podría cambiar la percepción del país donde se originó la pandemia a uno que brinda apoyo a las naciones en desarrollo y menos avanzadas.

Este waiver, propuesto por India y Sudáfrica en octubre 2020, si bien encontró oposición en un inició por parte de Washington, tomó un vuelco que parece no ser una acción aislada de un Presidente que parece capaz de relativizar ciertos dogmas. Liberalizar la patente no resuelve el problema que viene aparejado a los costos de los insumos y los procesos de producción y aplicación, mucho menos puede hacerse cargo del debate sobre trasferencia tecnológica, pero permite pensar en una OMC donde los bloques de influencia empiecen a jugar posiciones más audaces para revertir los efectos post pandémicos en el comercio internacional, y podría dar esperanza de alejar la nueva guerra del enfrentamiento tradicional entre proteccionistas y globalizadores

Mientras la Pharmaceutical Research and Manufacturers of America ha dramatizado este anuncio, las farmacéuticas chinas han respondido abriéndose para producir en ultramar y generar nuevas plataformas de distribución. China tiene una gran ambición para el desarrollo de su industria farmacéutica y las empresas de EEUU han manifestado su aprensión de compartir la tecnología RNA, permitiéndoles según ellos obtener años de investigación desarrollada por europeos y americanos.

Las preguntas -más allá del aspecto científico sobre si se podrán disminuir las brechas de vacunación entre los países desarrollados y en desarrollo, o si sólo con liberar la patente es posible producirlas- son qué posiciones tomarán las otras potencias que no se han manifestado. Pero la primera conclusión es clara: Estados Unidos está dispuesto a hacer apuestas inéditas y arriesgadas para recuperar su liderazgo mundial.

Lo más leído

DF Multimedia