Columnistas

Estupefacción y jolgorio: populismo previsional

Eduardo Bitran Académico Universidad Adolfo Ibáñez y ex ministro de Obras Públicas

Por: Eduardo Bitran | Publicado: Jueves 19 de noviembre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Eduardo Bitran

Cuando se aprobaba el, supuestamente, único y excepcional retiro de 10% de los fondos de pensiones, me preguntaba en este diario: ¿Cómo habíamos llegado a esta situación? Los equipos técnicos de diferentes sectores políticos coincidían que el retiro indiscriminado, sin condiciones y exento de impuestos, de los fondos de pensiones era una política pública errada. ¿Cómo se había llegado a una disociación tan drástica entre la política y las buenas políticas públicas?

Imagen foto_00000001

La inminente aprobación de un segundo retiro de 10% y eventual aprobación de un tercero, nos genera “estupefacción”. Esta vez, la mayoría de los sectores pobres de la población, cerca de dos millones de afiliados, no podrían retirar, ya que sacaron todos sus ahorros. Las bajas pensiones aparecen en los primeros lugares de preocupación de las encuestas de opinión, el segundo retiro libre de impuestos tiene importantes efectos adversos en materia de equidad y deterioro de las pensiones futuras. Beneficia principalmente a profesionales que no han tenido reducción de ingresos, permitiéndoles una fiesta de consumo a costa de los que más se benefician del gasto público, o peor aún, ahorrar en sus APV, con un doble beneficio tributario, reduciendo aún más la recaudación fiscal. Las pensiones, para sectores medios caerían en promedio cerca de un 20%.

Lo que pretenden algunos sectores es terminar con el sistema de pensiones de capitalización individual, ya sea que los fondos sean administrados por el Estado o las AFP. Pero, incluso en ese escenario, ¿cómo harían la transición, si los retiros desfinancian aún más el sistema de pensiones? El pilar solidario, que se financia con impuestos, sólo podrá apoyar a los segmentos de menores ingresos. Entonces, ¿cómo se piensa dar una tasa de reemplazo razonable a los sectores medios?

Probablemente la gran mayoría de los que votarán un retiro sin condiciones quiere mejorar las pensiones manteniendo un sistema mixto de capitalización y un pilar solidario financiado con impuestos. Entonces, ¿cómo es posible que renieguen de los principios básicos de cualquier sistema de pensiones? ¿Cómo es posible que parlamentarios progresistas puedan estar por favorecer con exenciones tributarias a los sectores acomodados y, de paso, hagan prácticamente imposible una reforma de pensiones que evite que los sectores medios caigan en la pobreza al jubilarse? Estos parlamentarios, además, están poniendo en tela de juicio el concepto de ahorro obligatorio para la vejez, esencial en todo sistema previsional.

La última opción es que el Senado y el Gobierno resuelvan de una vez la reforma previsional, permitiendo que sólo cotizantes que han perdido su empleo puedan trasladar una parte de sus ahorros al fondo de seguro de cesantía, con la posibilidad de reembolsarlo al cabo de un cierto tiempo. Parece que esto es mucho pedir, pues la falta de liderazgo del Ejecutivo y la urgente necesidad de ganar adeptos de nuestros parlamentarios hace más conveniente subirse al irresponsable jolgorio populista.

Lo más leído

DF Multimedia