Pilita Clark

En tiempos del Covid, los correos electrónicos de trabajo son más complicados que nunca

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 28 de diciembre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

Hace unos días llegó a mi bandeja de entrada un correo electrónico de 14 palabras de alguien llamado Greg, a quien no le había gustado una columna que yo acababa de escribir sobre inversiones ecológicas.

"La hierba es verde", dijo. "¿Vas a invertir en eso también? Qué artículo tan tonto". Hay mucho que admirar en un correo electrónico como este. Era breve. Tenía un punto y su significado era más o menos claro. Por desgracia, falló en otra medida. Era desagradable.

Imagen foto_00000003

Esto es parte de la vida diaria si tienes la suerte de que te paguen por escribir para un diario.

Pero las amargas palabras de Greg también fueron un recordatorio de lo complicados que se han vuelto los correos de trabajo comunes en estos tiempos tensos de Covid-19, cuando gran parte de lo que solíamos decir en persona ahora se está expresando con un correo electrónico o un mensaje de texto.

Poco después de que me llegó ese correo electrónico, se supo que los funcionarios climáticos del Reino Unido habían estado analizando investigaciones que sugerían que se podrían reducir toneladas de emisiones de carbono si se hiciera algo con los 64 millones de correos electrónicos inútiles que los británicos se envían todos los días. Lo más preocupante es que los dos tipos de mensajes considerados más innecesarios decían "muchas gracias" o sólo "gracias".

Estoy totalmente a favor de reducir las emisiones. Sé que los correos electrónicos se basan en computadores portátiles y centros de datos que funcionan con electricidad que claramente no es limpia. Pero si las tensiones de la vida pandémica nos han demostrado algo, es que necesitamos más cortesía, no menos.

Al menos tres veces en los últimos meses, he enviado un correo electrónico cuidadosamente redactado para hacer o responder una pregunta de trabajo, y he recibido una respuesta brusca de una palabra ("no"; "posiblemente") o ninguna respuesta.

Una cosa sería si yo hubiera estado tratando con personas con las que estaba trabajando o que conocía bien, pero es totalmente diferente cuando no son colegas.

Tiendo a perdonar a los que no responden, ya que yo me he olvidado de responder a tantos correos electrónicos recientemente que he empezado a enviar recordatorios de calendario sobre los que realmente necesitan una respuesta.

La breve frase de una sola palabra es más complicada. Cada vez que recibo un correo electrónico de este tipo, me digo a mí misma que el remitente estaba ocupado y distraído, y que no estaba tratando de ser deliberadamente despectivo. Sin embargo, siempre me quedo con la duda.

No se me había ocurrido que a otros les pudiera molestar este tipo de cosas hasta que un amigo me dijo el otro día que a él también le habían enviado algunos correos electrónicos abruptos en su empresa que lo habían dejado nervioso.

Él había desarrollado una teoría sensata al respecto. "Es como una relación a larga distancia", dijo. Cuando no hay contacto físico, analizamos cada palabra con patética intensidad. En el proceso, somos propensos a evocar un significado de las palabras que un desventurado escritor nunca quiso transmitir.

Tenía razón. Aunque algunos escritores de hecho sí quieren enviar un mensaje abrupto, me inclino a pensar que la mayoría de ellos realmente está lidiando con las innumerables dificultades de la vida en la época del Covid-19.

¿Esto disculpa sus correos electrónicos? Probablemente, aunque no es aceptable en el caso de algunos jefes que creen que es razonable responder a un correo electrónico informativo y cuidadoso de un subordinado con la más sombría de las respuestas de una sola palabra: "Entendido".

Sospecho que, de alguna manera, entendemos que 2020 ha aumentado el valor del correo electrónico cortés, rápido y considerado. Esto puede explicar por qué, en algún momento después de que comenzaron los confinamientos de este año, comencé a firmar mis correos electrónicos de trabajo de manera diferente.

En lugar de los suaves "mejores deseos" y "saludos cordiales" que había usado durante años, de repente comencé a decir "todo lo mejor" o incluso "te deseo todo lo mejor". Peor aún, ha habido un aumento innegable en mi uso de signos de exclamación en los correos electrónicos, un signo de puntuación que generalmente evito.

Lo más alarmante de todo es que he comenzado a usar emojis. Hay algo en su simplicidad directa que anima cualquier mensaje. Comenzó con mis amigos en WhatsApp, pero ahora se ha extendido a mis compañeros de trabajo. Seguramente es sólo cuestión de tiempo antes de que algún ejecutivo corporativo desprevenido o un lector desconocido reciba un mensaje con un emoji de pulgar de aprobación.

Hablando de eso, Greg, si estás leyendo esto, no tuve tiempo de contactarte antes, pero ahora sí: "Entendido".

Lo más leído

DF Multimedia