Editorial

Primaria en la derecha, dos lecciones

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

a elección presidencial de noviembre próximo parece marcar un genuino cambio de página en nuestra historia política reciente. Por un lado, ambos candidatos pertenecen a una generación política nueva que llega a La Moneda, no sólo de la post dictadura, sino incluso de la post transición. Por otro, ambos postulantes también ilustran un muy severo distanciamiento ciudadano con los partidos políticos tradicionales.

Imagen foto_00000002

Gran parte del análisis se ha centrado, como decía nuestro editorial del lunes respecto de la primaria de la izquierda, en que la derrota del candidato del PC representa una suerte de “límite” del electorado a propuestas de corte maximalista y a un discurso reñido con valores democráticos. Por otras razones, algo análogo puede decirse de la primaria en la derecha: también allí las derrotas ilustran un “límite” del electorado ante ciertas ideas. En el intento por ampliar su convocatoria y acercarse al centro político (objetivo que comparte con su competidor por la Presidencia, por lo demás), el candidato de Chile Vamos debe ser consciente de ello.

Justamente ese legítimo interés por atraer nuevos votantes no puede volverse, en la práctica, un intento por mimetizarse con el rival y enarbolar banderas ajenas, adoptando etiquetas e incluso propuestas que confunden al electorado respecto de la identidad y proyecto políticos del candidato. La confianza ciudadana no se recupera con discursos hechos a la medida y al calor de las encuestas. Ese es un límite.

También lo es alejarse en exceso de la experiencia y preocupaciones de los chilenos para hacer del cosmopolitismo una finalidad, y de sus principios una plataforma. Abrirse más a la diversidad y la tolerancia, en diversos ámbitos, es sin duda un camino donde a nuestra sociedad le falta mucho por andar, pero un proyecto político debe necesariamente enraizarse en los serios desafíos -y pasivos- de un país en desarrollo donde la pobreza, tras décadas de retroceso, aumenta nuevamente.

A partir de esos “límites”, que en realidad son lecciones, se pueden construir mejor las oportunidades.

Lo más leído

DF Multimedia