Editorial

Rebaja de dietas en perspectiva

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000002

onsejo de la Alta Dirección Pública ha dispuesto una rebaja transitoria en las remuneraciones de diversas autoridades públicas, que deberá decidir en forma definitiva la Comisión creada por la Ley N°21.233 —aprobada en mayo pasado—, que entrará en funciones una vez que se apruebe la ley orgánica constitucional respectiva. La reducción más alta (25%) es para parlamentarios y ministros, de $9.349.853 a $7.012.390, similar al valor nominal que recibían al 2010.

Imagen foto_00000001

Hay razones objetivas para considerar entendible una medida de este tipo. En particular, que siendo el nuestro un país claramente en vías de desarrollo, hasta ahora los parlamentarios chilenos percibían la segunda mayor dieta al interior de la OCDE, sólo detrás de Estados Unidos —la mayor economía del mundo—, y la más alta en América Latina. Con el cambio Chile se acerca más al promedio. A favor de la medida, entonces, existe un argumento que es tanto ético como práctico: las autoridades de una nación emergente no deben estar entre las mejor pagadas del mundo.

Con todo, los parlamentarios promotores de la idea la celebran como un avance significativo en la lucha contra la desigualdad y los excesivos “privilegios” de la clase política. Se equivocan. En primer lugar, porque no es realmente la desigualdad el gran problema que agobia a la mayoría de los chilenos, sino los bajos ingresos y la vulnerabilidad financiera. Esto no tiene que ver con los privilegios de algunos, sino con las maneras en que generamos (o no generamos) riqueza para todos.

En segundo lugar, porque no será recortando las dietas de algunas decenas de autoridades como se reducirá de forma significativa la desigualdad, sino elevando el nivel de vida de los grupos vulnerables y creando condiciones para un auténtico fortalecimiento de la clase media que aún no se percibe. Esos son desafíos de economía política y desarrollo país que iniciativas como ésta no hacen nada por acercar, porque no inciden sobre el ingreso de las personas, sus trabajos y sus perspectivas de movilidad social.

Lo más leído

DF Multimedia