Columnistas

Cada vez menos parecidos a la OCDE

Gabriela Clivio Economista, miembro de la Comisión Tributaria de la CPC

Por: Gabriela Clivio | Publicado: Jueves 19 de mayo de 2022 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Gabriela Clivio

Hoy estamos nuevamente como en la película de “El día de la marmota”, donde el personaje repetía sin cesar un día de su vida; en nuestro caso, discutiendo una “nueva reforma tributaria” que llamamos pacto fiscal, a pesar de que no todos los sectores somos igualmente escuchados.

Esta vez, sin embargo, no se habla derechamente de una mayor recaudación, sino que se justifica el alza de impuestos como mecanismo para reducir la desigualdad y hacer frente a las demandas sociales. Cabe destacar que, si esta recaudación no se transfiere, entonces, la desigualdad igual no disminuirá. Por lo demás estas demandas son las mismas que no se solucionarán con el nuevo texto que está redactando la Convención.

“Mientras que en la OCDE la tasa de impuesto corporativo ha ido a la baja, en Chile ha aumentado sostenidamente. Si tanto queremos compararnos, debiéramos bajar la tasa de impuesto a las empresas, estimular el crecimiento económico y reducir el tramo exento del pago del impuesto a la renta “.

Para justificar esta nueva alza de impuestos, entonces, se hacen diagnósticos errados que utilizan como punto de partida datos no comparables, y se siguen mencionando brechas en materia de recaudación con los países de la OCDE que no son tales. A estas alturas, ya todos sabemos que la brecha de recaudación en términos de PIB con estas economías desarrolladas, cuando éstas mostraban el mismo nivel de PIB per cápita de Chile, es de apenas 3% del PIB.

Ahora consideremos el efecto de la incertidumbre y de los impuestos a la riqueza de los cuales tanto se habla últimamente sobre el crecimiento económico. Es vasta la literatura que muestra una causalidad (y no una casualidad) entre inseguridad y menor crecimiento económico, justamente la situación en la cual nos encontramos ahora en Chile. Pero veamos algunas cifras que sí son comparables en materia de tributaria entre Chile y los países de la OCDE.

En primer lugar, en los últimos años mientras que en los países de la OCDE la tasa de impuesto corporativo ha ido a la baja, en Chile ha aumentado sostenidamente. Acá, mientras se redacta un borrador de Constitución inspirado en Bolivia, decimos que queremos parecernos a Australia y Nueva Zelanda, pero en la mediana de los países de la OCDE la tasa de impuesto corporativo bajó desde 32,5% hasta 23%, mientras que en nuestro caso subió desde 15% a 27%.

Lo que debiéramos hacer claramente va por el lado de cambios al impuesto a las personas. En Australia, un país que tiene muchísimas similitudes con Chile por ser, entre otras cosas, un exportador de commodities, se recauda más por este concepto, debido a que en nuestro país un gran porcentaje de la población no paga impuestos. Esto es lo que se conoce como el tramo exento del pago de impuesto a la renta, que claramente debiera revisarse. Por lo demás, en los primeros tramos afectos al impuesto a la renta la tasa impositiva correspondiente es extremadamente alta, mientras que en los tramos más altos de ingresos, dicha tasa es mayor que en los países de la OCDE. En Chile, tenemos más tramos de tasas de impuesto a las personas (más complejidad) y dichos tramos suben más lentamente.

Pareciera ser que, en lugar de enredarnos con cosas como ésa, debiera primar el sentido común. Si tanto queremos compararnos con la OCDE, debiéramos bajar la tasa de impuesto a las empresas, estimular el crecimiento económico, reducir el tramo exento del pago del impuesto a la renta y hacer que la estructura de tramos sea más empinada de lo que es.

No dan lo mismo para la economía los altos niveles de incertidumbre como los que vivimos ni los permanentes cambios tributarios.

Lo más leído