Columnistas

Fortalecer pilar solidario y ampliar ahorro previsional de la clase media

Francisco Mellado Economista UC y académico

  • T+
  • T-

Compartir

Después de meses, o quizás años de discusión, finalmente se ha logrado un consenso sobre las principales dificultades que enfrenta nuestro sistema de pensiones o retiro.

Tras dos comisiones convocadas por el gobierno para buscar soluciones, hemos llegado a acuerdo sobre la necesidad de tener, fortalecer y ampliar el pilar solidario. Pero eso no es suficiente ya que, con esto, nuevamente hay una clase media que no obtendrá cobertura a sus necesidades en la etapa pasiva y, si no incrementamos las tasas de ahorro, seguiremos cargando al fisco de nuevos compromisos.

De las experiencias de otros países, dos conceptos pueden ser un aporte para la búsqueda de fortalecer el pilar solidario y dar una nueva opción a la clase media: el ahorro para el retiro comienza al nacer y se debe utilizar todo el capital disponible.

En cuanto al primer concepto, si pensamos que una de las variables que podemos utilizar en nuestro favor es el tiempo, es factible adelantar el periodo de cotización, aumentando el plazo efectivo de inversión. Por ejemplo, se puede hacer un aporte único a cada persona al momento de nacer, sobre el cual sólo tendría derecho al retiro. Dónde se invierte, quién lo administra, cuándo y cómo se accede son temas que se deben definir, pero, sin duda, resultará un complemento al pilar solidario y reducirá la presión fiscal.

La segunda propuesta parte de los conceptos de ciclo de vida. Mientras las personas son activas, acumulan capital financiero, capital físico y capital humano. Al pasar a su etapa pasiva o no-dependiente, los activos financieros generalmente son utilizados para generar una renta, mientras el capital humano no es utilizado. Una alternativa podría ser emprender, pero la falta de recursos lo dificulta. Es aquí, donde herramientas como la hipoteca inversa pueden ser una solución. Separando los conceptos de usufructo de la nuda-propiedad en los bienes raíces podemos generar el capital necesario para el emprendimiento o, simplemente, para mejorar la situación actual.

Sin duda nuestra hipoteca inversa debe ajustarse a la realidad cultural. Quizás deba ser vitalicia, pre-pagable, con opción de recompra y movilidad, en fin, llegando a una fórmula que, a juicio de la mayoría, sea una opción válida y justa.

Debemos fortalecer el pilar solidario de forma tal que en el tiempo no se transforme en una carga para el Fisco y, por otro lado, en especial a los sectores de clase media, permitir la posibilidad de vivir mejor accediendo al capital que construyeron.

Lo más leído