La batalla por unparque marino en Isla de Pascua

Dos agrupaciones ecológicas mundiales -Oceana y PEW Charitable Trusts-están peleando la posibilidad de ganar la bandera de uno de los proyectos más grandes en materia de conservación: una reserva marina en torno a Isla de Pascua, justo en el ombligo del mundo. Éstos son los planes.

Por: | Publicado: Viernes 19 de agosto de 2011 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Por d.paleo y c.rivas


La tranquila Isla de Pascua es nuevamente un escenario de batalla. Pero no hablamos de una cruenta guerra, ni tampoco de sangre derramada. Más bien usamos esta palabra para describir la carrera que están dando dos importantes agrupaciones ecológicas del mundo, que a la par están desarrollando proyectos para que el gobierno chileno decrete en ese lugar una gran reserva marina, transformándose quizá en la más grande del país y en una de las principales del planeta en esta categoría.

La disputa la protagonizan las ONG Oceana y The PEW Charitable Trusts, que sin conocer detalles la una de la otra están trabajando en iniciativas muy similares, cuyo fin es proteger la diversidad de los ecosistemas marinos del Pacífico, aunque en escalas un poco distintas.

Desde la primera de ellas cuentan que están trabajando en conjunto a National Geographic Society (Nat Geo) y en esencia se trata de un parque marino frente a Hanga Roa, como parte de un proyecto mucho más grande que incluso busca ampliar la reserva que hoy ya existe en torno a la isla Sala y Gómez, donde ellos ya dieron el primero paso. Esto porque hace más de un año, fueron los que propusieron al gobierno la creación de una reserva en esta última isla, siendo el puntapié inicial para el decreto gubernamental que se emitió en octubre del año pasado y que instauró un área protegida de 150 mil metros cuadrados, que llamaron Motu Motiro Hiva (que significa “islote del ave en el camino a Hiva” y era el nombre que daban los nativos polinésicos a la pequeña isla en sus rutas oceánicas).

De la propuesta de PEW no es mucho lo que se conoce aún. Se sabe de su intención de buscar una reserva en torno a Isla de Pascua, como parte de un programa global de siete parques oceánicos que busca poner en marcha en el mundo. Ya tiene oficialmente tres, está implementando un cuarto en Nueva Zelanda, y el quinto correspondería al de la polinesia chilena.



Visión del gobierno


Desde el ministerio de Medioambiente, el jefe de la división de Recursos Naturales Renovables y Medioambiente, Leonel Sierralta, revela que ambas organizaciones han tomado contacto para hablar de estas iniciativas, aunque por ahora no se ha presentado ninguna de las dos iniciativas formalmente.

El que finalmente lo haga uno u otro primero es indiferente para el país de decidirse a implementar una reserva de este tipo, no así para estas instituciones, que podrían sumar otra iniciativa a su extenso curriculum de conservación ecológica mundial.

Eso sí, Sierralta destaca que antes de implementar cualquier proyecto es necesario recoger las impresiones de los isleños con un programa por escrito, para lograr un consenso entre los habitantes.

“Ampliar el Parque Motu Motiro Hiva es una buena iniciativa en este minuto. Nosotros hemos recibido a ambas organizaciones y hemos escuchado sus planteamientos: los dos defienden lo atractivo que es tener un Parque Marino de este tamaño en esta región. No nos han entregado ninguna propuesta por escrito, pero creemos que esto debe surgir de la conversación con las comunidades. No podemos imponer lo que tienen que hacer los isleños en materia de conservación”, puntualiza.

Uno de los temas que podría complicar un consenso para implementar alguna iniciativa de protección es que de decretarse supondría una prohibición expresa de todo tipo de pesca comercial, ya sea industrial o artesanal, en los alrededores de la isla. Esto tendría un efecto para la comunidad, donde una parte de sus ingresos proviene justamente de esta actividad económica. Por eso, el camino hacia delante no es muy fácil.

Eso sí, entre los expertos se afirma que la creación de un parque suele traer acompañada inversión en temas turísticos -de bajo impacto en el entorno- lo que podría actuar de compensación a esas pérdidas.



El camino recorrido


La ampliación de la que habla Sierralta sobre Motu Motiro Hiva es lo sugerido por Oceana y Nat Geo, que proponen ampliar el área desde las actuales 150 mil hectáreas a 400 mil, lo que supone un círculo que incluso protegería parte de la zona económica exclusiva de Isla de Pascua, sin llegar a tocar todos sus alrededores, lo que de paso permitiría que continuara la actividad pesquera de los isleños.

Para apoyarse aún más estas organizaciones concretaron en febrero de este año un viaje científico a la zona del parque, con el fin de reunir información del ecosistema marino. El director ejecutivo de Oceana, Alex Muñoz, rescató varias conclusiones de esa excursión. “En Isla de Pascua existe una sobreexplotación pesquera severa. Estamos trabajando con el pueblo Rapa Nui para promover una reserva marina en la bahía de Hanga Roa, lo que debería contribuir a recuperar algunas poblaciones de peces a nivel costero. Sin embargo, esta medida no será suficiente si no es acompañada de la ampliación del parque marino en Salas y Gómez y una fuerte fiscalización de la pesca industrial ilegal de atún en toda esta zona”, sostiene.

En este sentido, los científicos a cargo de la expedición identificaron, por ejemplo, la necesidad de una regulación pesquera adecuada en Rapa Nui que establezca un sistema de cuotas, tallas mínimas de captura, y monitoreo de actividades.

Trabajo arduo el que viene por delante. Claro que primero hay que ver quien resulta vencedor en este primer gallito.

Lo más leído