Macro

Banco Central recorta tasa de interés a 4,25% y deja abierto el panorama para nuevas bajas

El instituto emisor destacó que la actividad y la demanda interna han crecido por debajo de lo esperado.

Por: Por G. Cerda y T. Baeza
 | Publicado: Miércoles 19 de febrero de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Si bien era algo que el mercado había anticipado, la baja de 25 puntos base de la Tasa de Política Monetaria (TPM) que realizó ayer el Banco Central y dejó la tasa en 4,25%, no dejó indiferente a los expertos. Y es que el sesgo a la baja que mostró el comunicado emitido por el ente rector deja abierta la posibilidad a que se concrete una nueva baja en los tipos en el corto plazo.

El Banco Central señaló que “en los próximos meses podría ser necesario agregar un mayor estímulo monetario para asegurar que la inflación proyectada se ubique en 3% en el horizonte de política”. Esto previendo que la economía chilena continúa moderándose, donde “la actividad y la demanda interna han crecido por debajo de lo anticipado en el IPoM, particularmente en aquellos sectores relacionados con la inversión”, agrega el documento. 
Por otro lado, en el ámbito externo, el Banco Central señaló que “se sigue esperando una recuperación del crecimiento de nuestros socios comerciales en los trimestres venideros, sustentada por el repunte de las economías desarrolladas, especialmente Estados Unidos (...) en los mercados emergentes ha aumentado la volatilidad, lo que se ha reflejado en movimientos de sus bolsas, primas por riesgo y en la depreciación de sus monedas. Durante el último mes aumentó el precio del petróleo, mientras que el del cobre se redujo levemente”.

Para el economista de BCI Estudios, Rubén Catalán, el sesgo entregado en el comunicado “deja abierta la posibilidad de una nueva reducción de la TPM y eventualmente más estimulo monetario durante el resto del año (...) en el corto plazo, quizás entrando en el segundo trimestre vamos a tener eventualmente una nueva baja de 25 puntos base”. Catalán advierte que, dado que el ente rector nota la depreciación del dólar, y ante la posibilidad de un tipo de cambio muy depreciado “se podría frenar un poco el ritmo de recortes”.

Algo similar plantea el área de Estudios y Políticas Públicas de Banco Santander, que plantea que “aunque esperamos terminar la primera mitad de año con una TPM de 4% anual, estimamos que los ‘efectos inflacionarios de segunda vuelta’, producto de la depreciación del peso, podrían ser un factor relevante sobre la inflación en los próximos meses, acotando posibles ajustes futuros de la tasa de referencia”.

Sin embargo para el economista jefe de Banco Penta, Matías Madrid, si se considera que la decisión adoptada “estaba totalmente internalizada” por el mercado “no se observarán importantes movimientos en las tasas de interés (...) el sesgo más expansivo fue sorpresivo para una parte del mercado por lo que las tasas nominales de corto plazo probablemente experimentarán una disminución respecto a los valores de cierre del martes”.

Finalmente respecto del nivel del tipo de cambio, Madrid advierte que el sesgo de los futuros movimientos “presionaría hacia una leve depreciación del peso que podría acercarse a niveles cercanos a $ 548 , $ 549, aunque el precio del cobre en niveles sobre US$ 3,28 la libra pueden compensar este efecto”.

Efectos de la baja en el mercado
Tanto las tasas para la deuda de los bancos como los créditos que ofrece el sistema financiero se verían impactados por la decisión de ayer del Banco Central
El economista jefe de BICE Inversiones, Cristóbal Doberti, explica que "hay dos efectos que determinan la variación de las tasas de interés. Una es la tasa de captación a la cual se endeuda el banco, que probablemente va a caer, y otra es el spread que cobre el banco. Las tasas de captación caen porque el BC baja su tasa de interés, pero el sistema financiero toma mayor resguardo porque el desempeño de la economía local va a ser menor y eso genera un mayor riesgo en las carteras de colocación".
Asimismo, agrega que en el corto plazo se verá una caída adicional en las tasas del mercado financiero, "porque este sesgo no era esperado por el mercado". Es más, a corto plazo las tasas de colocación de la banca podrían caer por la menor tasa de captación, afirma el economista, quien además advierte, que "hay que ver cómo se comporta el resto del año el spread que va cobrando el sistema financiero y si los préstamos van a ir siendo más riesgosos".
En ese sentido, ejemplifica con que las empresas que piden préstamos al sistema financiero pueden hacerlo de dos formas: bajo la emisión de bonos o con préstamos al sistema financiero. "Obviamente estas bajas a la tasa de interés hacen que el escenario de la emisión de bono local sea más favorable que la emisión de bonos internacional" concluye Doberti.

Lo más leído